Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el 40% de los niños españoles sufre sobrepeso y obesidad. La buena alimentación y el ejercicio físico son claves para un crecimiento saludable. Y es necesario que los niños adquieran buenos hábitos alimentarios desde la infancia, ¿por qué no empezar en la escuela?

Seguramente es el mejor lugar, junto con el entorno familiar, para que aprendan, crezcan y conozcan una dieta sana y equilibrada. En numerosas ocasiones se olvida la importancia de las frutas y verduras en la comida de los niños, siendo sustituidas por alimentos que no son nada beneficiosos para la salud.

Para que sea posible, es de suma importancia que los menús estén correctamente planificados y organizados, teniendo en cuenta las edades, las necesidades de cada niño y las restricciones alimentarias que puedan presentarse en algunos casos.

Los buenos hábitos en alimentación, que se adquieren desde la infancia, garantizan tener mejor salud y ayudan a prevenir numerosas enfermedades presentes y futuras.Es importante que haya gran variedad de frutas y verduras en un mismo día, comenzando desde el desayuno y terminando en la cena.

La conclusión es que hay que tener en cuenta estos factores mencionados anteriormente para tener una vida saludable.