Hoy,23 de abril,celebramos el Día del libro. Los libros nos abren muchas puertas a la imaginación y a la libertad, es un gran medio para soñar y explorar. Con la lectura podemos disfrutar de forma individual o de forma colectiva, con amigos, compañeros de trabajo y con la familia.

Os recomendamos una serie de cuentos con los que disfrutan mucho los chiquitines de la casa, una serie de libros imprescindibles de 0 a 6 años

«La pequeña oruga glotona», Eric Cale, ed. Kókinos

La oruga es muy pequeña pero tiene tanta hambre que se pasa el libro comiendo, hasta agujerea el libro. Sin duda otro libro imprescindible por su sencillez pero ofrece  infinidad de posibilidades educativas: los colores, los números, los días de la semana, vocabulario de alimentos, el ciclo de transformación de oruga a mariposa,… Las ilustraciones sobre fondo blanco son ideales para llamar la atención de los más pequeños y conseguir que se mantengan concentrados en la historia.

«¿A qué sabe la luna?», Michael Grejniec, ed. Kalandraka:

Hacía mucho tiempo que los animales querían probar un pedacito de la luna, para averiguar a qué sabia, si era dulce o salada. Una noche la tortuga se sube a la montaña más alta para, desde ahí, poder tocar la luna. Pero no llega. Entonces decide llamar a los otros animales y van haciendo una torre cada vez más alta con el objetivo de alcanzar la luna. Al final, un pequeño ratoncillo escala la torre de animales y consigue llegar a la luna, coge un pedazo y lo reparte entre todos. Un libro para transmitir la importancia del trabajo en equipo, la cooperación y la solidaridad y que a veces es más fácil lograr lo que deseamos si contamos con la ayuda de los demás. Un libro con estructura repetitiva y acumulativa, ideal para captar la atención de los más pequeños y facilitar su comprensión y memorización. Además, con unas ilustraciones muy bonitas y atractivas.

«El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza», Werner Holzwarth y Wolf Erlbruch, ed. Alfaguara:

Una original historia con sorpresas y escenas escatológicas que arrancan la sonrisa de grandes y pequeños.

«La cebra Camila», Marisa Nuñez y Óscar Villán, ed. Kalandraka:

La pequeña cebra Camila vive en un lugar donde el viento es muy travieso, así que siempre tiene que andar con mucho cuidado para no perder su vestimenta. Un buen día se despista y el viento se lleva siete de sus rayas. Entonces llora siete lágrimas, una por cada raya que ha perdido. Los animales del bosque intentaran ayudarla para que no se sienta tan triste. Con cada regalo de los animales Camila llora una lágrima menos y va olvidando su pena. La estructura del texto, reiterativo y acumulativo, capta la atención de los pequeños y favorece su implicación, ya que enseguida se aprenden el texto. Con este libro se pueden trabajar muchos aspectos: las emociones, la amistad y la solidaridad, pero también los números y hasta las primeras sumas y restas.

«La ovejita que vino a cenar», Steve Smallman y Joelle Dreidemy, ed. Beascoa:

Un lobo hambriento sólo piensa en una oveja para hacer un suculento guiso. En ese mismo momento llaman a la puerta: ¡es una ovejita! El lobo ya piensa en la estupenda cena que tendrá esa noche, pero no encuentra el momento de poner a la ovejita en la cazuela y le va tomando cariño. Una historia entrañable para hacer ver a los niños y niñas que nada está determinado y podemos actuar libremente, romper estereotipos y hacer lo contrario a lo que se supone que deberíamos hacer o pensar.

«Elmer», David McKee, ed. Beascoa:

Elmer no es como los otros elefantes de su manada. Aunque parezca difícil de creer, es un elefante de mil colores: verde, azul, blanco, rosa, amarillo… ¡Impresionante!, ¿verdad? Pero a Elmer no le hace ni pizca de gracia ser así, más bien está harto de ser distinto, así que un día decide escaparse de la manada y buscar un remedio para poder tener el mismo color de piel que los demás… El elefante más famoso de la literatura infantil no podía faltar en nuestra lista de imprescindibles, y es que nadie puede resistirse a él, con su alegría, bondad y capacidad para ver el lado bueno de todo y de todos. Un gran libro para trabajar la diversidad y entender su valor enriquecedor de la sociedad.

 «Las diez gallinas», de Edelvives:

Con un pareado por página vamos a descubrir a diez gallinas bien distintas y sus lugares preferidos (a veces algo extravagantes) para poner sus huevos. Un cuento lleno de humor, muy cercano a la tradición oral y con el cuál los niños descubren, sin darse cuenta, que todos somos diferentes y tenemos nuestras manías, costumbres o preferencias y que eso es estupendo. Este cuento pertenece a la colección Luciérnaga, que tiene otros muchos títulos interesantes

«El grúfalo», Julia Donaldson y Axel Scheffer, ed. Bruño (+4-5 años):

Un cuento que ya es todo un clásico, donde un pequeño ratón nos demostrará que la astucia es mucho más poderosa que la fuerza o el tamaño. Con ella conseguirá engañar a todos los animales del bosque que quieren comérselo. Muy recomendable. Tienes la versión con sonidos o, si no te da pereza, te aconsejo la versión original en inglés pues las frases y las rimas son mucho más sonoras y le dan al cuento un ritmo estupendo.