La música provoca en los niños un aumento en la capacidad de memoria, en la capacidad de la atención y potencia la concentración; tiene mucha importancia desde el embarazo de la madre. Mediante la música se pueden expresar una infinidad de cosas, siendo un medio muy atractivo para los niños.

La música es un elemento fundamental en esta primera etapa del sistema educativo. Existen una serie de beneficios a destacar:

Seguridad: les da seguridad emocional a los niños, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones, ritmos.

Aprendizaje: mediante las canciones infantiles, en las que las sílabas son rimadas y repetitivas, y acompañadas de gestos, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra. Y así, se alfabetizará de una forma más rápida y segura.

Concentración: la música es pura matemática, además, facilita a los niños el aprendizaje de otros idiomas, potenciando su memoria.

La expresión corporal se ve más estimulada con la música, adaptando su movimiento a los distintos ritmos de la música (potenciación del control rítmico de su cuerpo)